Un hombre a caballo, un lazo doble, dos corazones, un sólo pensamiento.
HANS- HEINRICH ISENBART

viernes, 16 de noviembre de 2012

Historia breve de la Equinoterapia


Históricamente los beneficios de los animales en relación con los enfermos se ha considerado una excelente terapia de recuperación. Los especialistas confirman que la presencia de animales junto a seres humanos produce grandes beneficios físicos y sociales. Disminuye el sentimiento de soledad, ayuda a centrar la atención, estimula el ejercicio, la comunicación, favorece el contacto físico y emocional.
Los beneficios terapéuticos del caballo fueron reconocidos desde el año 460 a.c. y a lo largo de la historia podemos encontrar muchas referencias a los beneficios físicos y emocionales de la equitación. Las primeras investigaciones para demostrar el valor terapéutico de la equitación se fijan en 1875. Ese año el neurólogo francés, Chassaignac, descubrió que un caballo en acción mejoraba el equilibrio, el movimiento articular y el control muscular de sus pacientes. Sus experiencias le convencieron de que montar a caballo, mejoraba el estado de ánimo y que era particularmente beneficioso para parapléjicos y pacientes con otros trastornos neurológicos.

Al final de la I Guerra Mundial en Gran Bretaña una mujer llamada Olive Sands puso sus caballos a disposición del Hospital de Oxford para probar una especie de terapia con animales y pacientes del hospital. El éxito fue bastante más que razonable.
La gran diferencia entre la terapia a caballo y las que utilizan otros animales, delfines, perros, etc. Es que puede llevarnos sobre su lomo beneficiándonos de su movimiento para mejorar nuestra calidad de vida.
La terapia a caballo ofrece un abanico muy amplio de posibilidades a personas con problemas físicos, psíquicos, sensoriales y conductuales. Ofrecer la oportunidad de montar a caballo y rehabilitar o reeducar a personas con discapacidad, no es solo ofrecer una terapia, es dar una posibilidad de vivir una vida diferente y hacer florecer en su interior, la alegría y las ganas de vivir.